de mes en mes se van los años
y sin darme cuenta tu vida invadió la mía
cada minuto y cada hora se volvieron
nuestro reloj universal.

Ahora ya no tenemos tiempo
ni siquiera estamos juntos
ya no compartimos nuestro tiempo
ni ansiamos que el tiempo se detenga.

Tú de la mano de ella
respirando a través de ella
Yo caminando por las calles
redescubriendo la vida sola

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué tiembla en Guatemala? (Cuento corto)

El mundo y el amor

Fantasmas