Pantera herida

Ayer una pantera herida
Vino a mi llorando 
No estaba herida de muerte
Pero si le veía la mirada triste.

La pantera me dijo al oido
Que ya no podía seguir caminando,
se le habían acabado las fuerzas
la herida era profunda y sentía 
Que ya no podía respirar.

Por la mañana la pantera regreso a su selva
Decidió esconderse para que no la vieran  llorar.
Se ha ido sin voltear a ver lo que deja atrás.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué tiembla en Guatemala? (Cuento corto)

El mundo y el amor

Fantasmas