Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

Adiós

"abro mi corazón para que puedas volar, aún cuando eso signifique que nos separamos en este viaje que llamamos vida... Adiós" [Maga.dic.2014']

Abro mi corazón para que puedas volar.

Imagen
Tus palabras como cuchillo, Tu mirada como un helado, Tus besos como un veneno Y yo entre tus brazos ya no pienso. 
Me cortan dejando cicatrices, Me endulza cada vez que te veo, Me enferman por mucho tiempo, Me fusiono a ti y somos uno. 
La distancia jamas ha logrado separarnos, Los años no han destruido nuestra amistad.  Que te alejes no es garantía que yo te olvide Y al final volvemos a coincidir en un lugar.
Deseo que sigas tu camino  Aún cuando eso sea tristeza para mi,  ¡Eres libre!
Abro mi corazón para que puedas salir de el y volar.
Abro mis brazos
para despedirte
como te mereces  con amor,  con una sonrisa  con un beso  con una mirada  con un abrazo y con toda mi energía. 



Cuando decimos adiós

Como quisiera que no existiera esta carta de despedida, que he escrito para ti, que no hubiese pasado el tiempo entre nosotros y que mi corazón te añorará como hace unos meses, pero cada día ha cambiado lo que siento por ti, te quiero ya no como hace unos meses pero si por ese hombre que un día me regaló una ilusión.

Te quiero porque me has enseñádo a amar a alguien aún en la ausencia, a comprender que aunque no sea lo que yo quiera no sea como era, me enseñaste la confianza y la fuerza que tiene el amor aún cuando ninguno de los dos ha arriesgado. Me dejaste claro que yo puedo irme al fin del mundo cuando amo a alguien, pero más que eso me has enseñado que puede existir un gran amor entre dos personas pero no un compromiso mutuo.

Poema de la Despedida -José Angel Buesa

Un poema que puede decir más que todo lo que yo pudiera escribir hoy ... 
Poema de la Despedida (José Angel Buesa)

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizás no he de olvidarte, pero te digo adiós. 1
No sé si me quisiste... No sé si te quería...
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo, 2
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.
3
Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí...
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti.
La noche me trae tus recuerdosLa madrugada me deja tus besos Y la mañana las ganas dd vivir