A los 29

Solo puedo dar gracias por mi vida 
por las personas que han llegado 
por las que se han ido
por las que se quedan...

A los 29 me he dado cuenta 
que vale más sonreír sinceramente 
que vivir pareciendo que eres feliz. 

Cuando cumplí 20 
descubrí nuevas puertas 
ahora solo se que me llevaban
 a confiar en mi misma.

He aprendido a decir lo que quiero
lo que siento y lo que deseo
sin miedos y sin culpa.

Soy lo que soy
porque cada día lo vivo
con intensidad y con la muerte
como amiga.

Se que la muerte me asaltará un día
y espero que cuando suceda
haya vivido
con el corazón.

Podría decir que mi vida
ha sido un rompecabezas
y que cada año ha formado
un paisaje hermoso.

Mi vida es historia,
los personajes,
las experiencias
y los finales
 yo los escribo.

Hoy doy
Gracias
a Dios
al universo
y a la tierra.

Soy aún astronauta
en este mundo 


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué tiembla en Guatemala? (Cuento corto)

El mundo y el amor

Fantasmas