lunes, 20 de abril de 2015

Hay días y hay noches


Hay días y noches que solo me hacen querer hablar con vos,
hay días que quisiera regresar a nuestra habitación compartida, 
hay noches en las que quisiera saber que puedo hablar con vos 
como cuando reíamos sin parar. 

Ahora todo fue aprendizaje,
te has vuelto parte de mi piel y de mi aire; 
siempre me asalta de vez en cuando la duda
¿cómo serías ahora? 
¿de qué hablaríamos si nos viéramos? 


Hay días María, en que quisiera escuchar tu voz de nuevo
hay noches en las que quisiera ver tu pelo negro brillando. 
Hay días y hay noches en las que una hermana
siempre será una amiga sin prejuicios. 




sábado, 11 de abril de 2015

Explorar tu mundo

Cuando nuestro espíritu esta renovado
nos sentimos listos para volar,
así es, me siento lista para volar
hacia el infinito.

Tomo el primer boleto
armo mi maleta
y te tomo de la mano.

Lista para explorar tu mundo
para comenzar una aventura
tomados de las manos. 

sábado, 28 de marzo de 2015

Borroso

Cuando desperté habían pasado años esperándote y
ahora me doy cuenta que simplemente
has desaparecido
que tu imagen se ha vuelto borrosa, 
que tu voz ya no resuena en mi cabeza, 
que tu olor se perdió en el ambiente, 
que tus caricias y tus besos
 caducaron en mis recuerdos. 

Ahora comienzo a ver más allá 
siento de nuevo
como crece una semilla dentro de mi, 
añoro que lleguen ciertos días y 
deseo tocar el cielo de nuevo. 

Ahora mis sentidos
se han despertado de un largo sueño, 
he dado el paso más grande
después de algunos años. 

los verbos

suspirar al leer
recordar con una palabra
saber que te he olvidado
entender que termino.
Despedirse nunca es fácil, menos cuando la persona que se marcha ha sido parte de nuestra vida por varios años, cuando te vi por primera vez recuerdo llevabas un pantalón de cuadros, un poco despeinado como es tu estilo creo y una sonrisa sincera. Cada día que ha pasado desde ese día se volvió parte de nuestra vida, la primera vez que salimos, el primer viaje juntos, cada momento que compartimos fue tan solo un regalo que la vida me daba al traerte a mi espacio.

Con el tiempo nos volvimos inseparables, hasta reconocíamos cuando alguno de los dos no estaba de humor o cuando solo quería pasar el tiempo en compañía uno del otro. Recuerdo nuestros primeros cumpleaños y nuestros momentos de enojo, en los que ser sinceros era mejor aún cuando sabíamos que nos molestabamos por unas horas porque yo recuerdo que no nos hemos enojado por más de horas.

Se que vos y yo tenemos muchas diferencias culturales, sociales, ideológicas, religiosas y muchas más pero en esas diferencias hemos sabido encontrarnos uno al otro, aún es muy poco tiempo el que ha pasado desde que te fuiste pero para mi cada día es una eternidad sin poder tener una llamada al alcance.